domingo, 14 de marzo de 2010

Mientras que las horas pasaban el sol se ocultaba en el horizonte, detrás de los grandes pinos y arbustos.
Algunos animales todavía correteaban entre las plantas que se encontraban a un lado de la carretera. Otros simplemente nos observaban desde la oscuridad de las plantas, y solamente se veían sus ojos brillar como leves luces en la negrura, como en la isla del podinsta… los ojos en la gran mancha…
Dejé de respirar por un leve segundo y luego tomé aire demasiado fuerte haciéndome ahogar. Comencé a toser y me levante para ponerme sobre la parte de atrás del asiento de Max. El vehiculo frenó de golpe y vi, por el rabillo del ojo, como Merlina casi se da la cabeza contra el vidrio, si no me habría estado ahogando me hubiera reído. Max se quitó el cinturón de seguridad y vino directamente a mi pero Chris se lo impidió con un brazo y comenzaron a discutir, pero yo ya no les prestaba atención a ellos.
Mi mente comenzó a funcionar tan deprisa que casi no sabia lo que estaba pensando. Pero lo que si sabia era que había sido una terrible estúpida por no haberme dado cuenta de lo obvio.
¡Ojos de un animal! La mancha que estaba en el suelo, la que tenía los pares de ojos en esta era de un animal. No podía echarle la culpa en cara a Max por no haberse dado cuenta, ya que yo era la que tendría que haberse dado cuenta, Sol me pertenecía, al igual que Luciana, Camila y Natalia, Sol me pertenecía. Cuando Max me dijo que él había iluminado los ojos, no lo hizo, el había tocado la mancha, la oscuridad, y los ojos quedaron sin iluminar… y Sol desapareció.
No me había dado cuenta que cerré los ojos hasta que los abrí y noté una leve luz en mi cara. Las únicas caras que veía eran las de Max y Chris, ambos reflejando preocupación en sus ojos.
-¿Melisa?- susurró la voz encantadora de Max.
-¿Meli, te encuentras bien?- pero nadie podía ganarle a esa voz melodiosa que tenía Chris.
-Deja de llamarla así- siseó Max sin quitar la vista de mi.
-¿Acaso te molesta?- una sonrisa torcida se formó en el rostro de Christian.
-La verdad es que si…- sus palabras terminaron en un susurro.
-No me refería a lo del nombre- Max se atrevió a dirigirle una mirada confusa-. ¿Acaso te molesta que ella te haya dejado por mí?
Antes de que Max pudiera contestar, yo me senté y dirigí un puñetazo a la cara de Christian. Este apenas se esperaba el golpe así que no pudo evitar que mi puño impactara sobre su mandíbula.
-Cállate, Christian- dije a regañadientes mientras él me miraba con sorpresa y dirigía sus manos hacia donde había recibido el golpe.
Max rió por lo bajo y alcé la ceja cuando me miró.
-Max…- comencé pero una mascara cubrió la cara de Max, una mascara de odio que me dejó sin palabras.
-¿Qué?- el tono duro y frío con el que me hablaba me daban ganas de llorar y un nudo se formo en mi garganta. Max nunca había utilizado ese tono conmigo.
Tragué sonoramente para hacer bajar el nudo, pero este seguía allí, igual hablé.
-En la isla del podinsta ¿tú iluminaste la oscuridad o los ojos…?- mi voz sonaba tal y como la esperaba; quebradiza.
Mi pregunta pareció confundirle.
-La oscuridad, o eso creo… ¿Melisa, que pasó?- desvié la mirada para no tener que enfrentarme a su rostro cuando se diera cuenta que había matado a Sol, en realidad no la maté, pero me sentía tan culpable como si yo hubiera tirado del gatillo.
-Los ojos… de un animal- susurré, y eso pareció ser suficiente como para que el comprendiera lo que había pasado-. No se como fui tan estúpida como para no darme cuenta, Max… Lo siento mucho.
Mis ojos, sin poder evitarlo, buscaron su rostro, y, para mi sorpresa, él estaba sorprendido, no enojado.
-¿Lo siento?- su voz apenas era audible, pero se notaba la confusión en ella.
-Si yo me hubiera detenido a pensar me hubiera dado cuenta de los ojos… Y si no hubiera fingido estar muerta casi no nos hubieran intentado matar… Y si yo no me hubiera enamorado de ti no estaría sufriendo ahora mismo al ver que ya no te importo…
La última frase salió de mis labios, pero no parecían ser mis palabras, yo nunca diría algo así delante de tanta gente. Me abracé las piernas y puse la cabeza entre las rodillas y eché a llorar, mientras que escuchaba los pasos de Max dirigiéndose al volante de nuevo sin mencionar palabra alguna.
Por lo menos, había echo algo bien en este día; encontrar la forma de salvar a Sol. Pero no me sentía tan orgullosa por eso como tendría que sentirme… me sentía destruida e incompleta.
Maximiliano me odiaba y eso me mataba.


---------------------------------------

Upa! Perdon por no subir cap hace mas o menos 1 semana. Es que comenzaron las clases y la tarea y ya me mandaron a estudiar! Dios ¬¬
Y tmb perdon por el cap corto pero es lo q ay :B XDD
Les dejo unas recomendaciones:

http://notantipicahistoriadeamor.blogspot.com/

Como dice el nombre; No tan típica historia de amor ♥

http://quilandclairestory.blogspot.com/
Para las fanáticas de Crepúsculo. ¿Ya se cansaron de las historias sobre Nessie y Jacob? Entonces aquí tienen una historia sobre Claire y Quil. :D

Y ps intentaré subir cap mañana de Lust for killing :)
Un bso

1 Comment:

  1. Mecha O'SheaKaulitz said...
    Hola!! Me pasaba x este blog...jeje esta muy lindo todo me encanto todo!! sigue asi niña!! Ah te queria pedir que porfavoorrr PORFAVOOORRRR TE LO RUEGOOO ACTUALICES TU BLOG DE THE HOST. Te lo suplico!!! Es un blog hermosooo!!! Lo recomendare en mi blog!! baeee!!!!

Post a Comment